Iñigo Navarro y Casa Alberto

el

Nadie mejor que el propio Iñigo para contarnos el desarrollo de su genuina carrera profesional:

“Mi pasión por el arte nació cuando era un niño chico mirando la pintura española del Prado bajo la tutela maternal.

Mi principio como artista está vinculado a la escuela realista de Madrid, sin embargo hasta hace pocos años no he tenido una  versión genuina y propia.

Para formarme he consultado oráculos en gabardina, médiums que compartían despachitos con abogados  de oficio, reventas y maletas, divorciadas necesitadas, mecánicos offshore, palmeros y capillitas, marqueses con lamparones, reponedores de Carrefour, al presidente de la república de Francia y en definitiva a cualquier persona que tenga algo que contar o que me dé pie a inventármelo yo.

A veces, ciertos agentes del arte sienten la tentación de alentarme, bien comprando, bien exponiendo  mi trabajo. En septiembre inauguro en Alemania una exposición individual en la Galería Heissings art y todavía se puede ver en Madrid la colectiva “50 años de realismo” junto a los más importantes artistas españoles de esta facción.

En fin, poco más hay que contar, la historia de siempre, chico conoce chica, chica le descubre  en la cama con un doverman, etcétera…”

el insidioso pasado de un viajante de Vic
el insidioso pasado de un viajante de Vic
El hombre invisible se enrola en la guardia montanada del Penedés
El hombre invisible se enrola en la guardia montanada del Penedés
Castellers indoor
Castellers indoor

Qué recuerdos te acompañan en Casa Alberto?

Este es un restaurante crucial para mi. Lo regenta Alfonso, el presidente de la asociación de restaurantes centenarios de Madrid. En conjunto con mi suegro (que fue una referencia de la gastronomía española) y Almudena, estuvimos haciendo un libro de los restaurantes más importantes. Entre los que estaban Lhardy, La bola (al que seguramente os llevará Verdasco) y unos cuantos más. El libro se quedó inconcluso a falta de un capitulo. Café Gijón. Mi suegro se murió de un infarto. Realmente lo pasamos muy bien haciéndolo y durante seis meses nos dedicamos los tres a vivir la vida. Ir allí es una manera de homenajearle.

Qué plato no eres capaz de quitar de tu cabeza?

El rabo de toro y los callos.

Quien esta detrás de los fogones?

Un súper cocinero, Mario. Tenía una anécdota excelente sobre Victoria Beckham y el olor a ajo de España, además de alguna que otra con el presidente de los EEUU o alguien parecido. Su comida es clásica y sofisticada a la vez. Tan importante como él, es Alfonso, que le ha dado al restaurante un espíritu de modernidad sin perder lo clásico.

Qué mezcla de ingredientes tiene para que hayas elegido este restaurante?

Pues que es “tipical Spanish” y muy bueno, algo que tiene mucho que ver con mi manera de entender el arte.

Cual crees que es la clave del éxito?

La calidad, más de cien años no perdonan a los que no cuidan la calidad y hacen las cosas con cariño y dedicación.

Vivimos en un momento en el que los decoradores están compartiendo protagonismo con la restauración del local, es sinónimo de comer bien un local bonito?

Este es absolutamente pintoresco que no es estrictamente bonito. Tiene una maravillosa y enorme barra de zinc.

Crees que en Madrid hay afición a conocer sitios nuevos o en cambio nos gusta repetir cuando te tratan bien?

Hay verdadera afición por la gastronomía con tendencias y facciones de todo tipo, de los sedentarios y de los nómadas.

Echas de menos la gastronomía española en tus viajes?

Sin duda. Los anglosajones comen fatal, por eso se les da tan bien la guerra, sino comieran tan mal, tal vez encontrarían algún motivo para vivir. Los franceses pelean considerablemente peor.

Cual es tu próximo proyecto?

Tengo una exposición individual en Lubeck, Alemania. Es una galería fuerte en uno de los sitios más bonitos del norte de Alemania. Es posible que el año que viene realice una gran exposición en Madrid en la galería Ansorena, pero aun falta concretar los detalles.

 


Nuestra experiencia Famous & Food

Esta vez nos dirijimos al mismísimo centro de Madrid. El Barrio de las Letras y su famosa calle Huertas. Casa Alberto no podía estar en otro lugar. Cruzamos tras sus muros una fachada pintada de rojo, color indicativo de finales del XIX, castizo y con mucha, muchísima historia. Porque lo “Tipical Spanish” triunfa y cada vez está más de moda.
Es la una de la tarde y no cabe un alfiler en su barra. Cañas, tapas y vermuts brindan al compás del jaleo de un miércoles cualquiera.

IMG_9706

Tenemos la inmensa suerte de que nos acompaña Iñigo Navarro, artista que admiro y del cual se aprenden cosas de la vida, del arte y del buen comer, en esta ocasión.  Agradecido a su suegro, al haber conocido este establecimiento casi bicentenario y otros muchos centenarios de Madrid, busca un hueco en su apretada agenda para entrevistarle en directo y además comiendo en el lugar que ha escogido para nuestro blog. Acompañado por un libro de Cela en la mesa y su iPhone en el bolsillo de su camisa, nos cuenta cada detalle de este entrañable restaurante y su historia.


Y de verdad que la elección ha sido pensada para definir su magia, su forma de hacer su arte. Este pedacito de Madrid representa los valores que el Gran Iñigo Navarro tiene.
Familia. Calidad. Arte. Nostalgia. Amigos. Autenticidad. Tradición. Español. Historia. Innovación. Lucha. Raíces. Amor. Orgullo. Estas palabras separadas por puntos y no por comas tienen una historia detrás. Y son las que representan este restaurante tan especial.
Alfonso entre las mesas y Mario en los fuegos han conseguido mantener esta herencia familiar tan codiciada, tan inspiradora y tan frágil.
Hay algo singular en estas tabernas que tanto gustan a los guiris y a cualquier español. Como nos dice Iñigo lo nacional y lo auténtico tienen un componente tan “chic” que funciona por sí solo.

IMG_9692
Gente de todo tipo, de cualquier edad, todos tienen hueco en este lugar tan caricaturesco. Nos fijamos en una entrañable pareja que juntos casi suman la antigüedad de Casa Alberto, disfrutando como si fueran novios de una tapa de manitas de cordero a la madrileña.

 

Nosotros comimos un poco de todo. Platos elaborados como los que se hacían en nuestras casas a fuego lento, patatas con bacalao, rabo de toro, pencas, callos… hasta platos innovadores como la tortilla de patata invertida o el brownie de morcilla con queso de cabra, que no puedes dejar de probar. Y os contamos su primicia de salmorejo que añadirán a su carta del verano. Acompañado de helado de yogur, anchoas, alcaparras y pan rallado. Sensacional!

 


Orgullosas de ser madrileñas, de vivir en Madrid y de tener a nuestro alcance tabernas y comercios de toda la vida que pisaron nuestros abuelos y que probablemente pisarán nuestros nietos.
Desde Cervantes que vivió en este inmueble hasta nuestro actual Iñigo Navarro nos despedimos hasta nuestro próximo post.

“Pensar en viejo me abruma y, sin embargo, pensar en joven, en sano y arrogante joven, me parece tan insípido…” Camilo José Cela

Casa Alberto, Calle de las Huertas 18

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s